• mariaanselmi

Como manejar las emociones y sentimientos en momentos de crisis


Por Ali Pellicer

Mantener la calma en esta cuarenta se ha vuelto una tarea bastante difícil para algunos en lo que refiere al manejo de sentimientos y emociones. Es comprensible pensar que al estar encerrado todo el día en nuestros hogares, podemos estar en constante angustia y frustración.

Como vimos en el post anterior, las personas de la tercera edad llegan a ser las más afectadas en lo que refiere a sentir emociones negativas, por lo que es importante darse cuenta de estos aspectos con la finalidad de mantener la salud emocional y psicológica de nuestros seres más allegados pertenecientes a este grupo.

Es por esto que el post de hoy va dirigido a aquellos familiares y cuidadores que quieran conocer diversas recomendaciones la hora de manejar las emociones que presenten sus familiares.

El primer paso para ayudar a nuestros padres, abuelos o persona a cuidar es identificar esas emociones. Lograr lo anterior parte de observar, mirar y entender el por qué se siente la persona de esa manera; es darse cuenta de ¿qué ha cambiado a raíz de la situación o problemática actual?, ¿Se comporta igual que antes?, ¿Se le nota más molesto o no?

Algunas conductas que podemos notar con mayor frecuencia a la hora de identificar las emociones de nuestro familiar o persona cuidada son las siguientes:

· Delegar la culpa al otro: suele ocurrir que cuando se sienten molestos o frustrados de su situación actual, la culpa no recae en ellos sino en aquellos que lo rodean. Aun cuando sepamos que dicha sensación (de culpa) no sea proveniente de ellos, lo importante es observar lo tensos y presionados que se sienten de no poder hacer nada para cambiar la situación  en cuestión, más allá del hecho de querer culpar al otro.

· Necesidad de salir: muchos se sienten atrapados al estar todo el día en sus casas, parte de la frustración genera que se encuentren más hiperactivos de lo normal, y por ende, busquen salir de su hogar por cualquier medio.

· Negatividad: todo lo que le ocurre a esa persona tiene una connotación desfavorable, todo lo malo le ocurre a él y a nadie más, cuando se siente frustrado, triste o temeroso, piensan en todo lo malo que les puede ocurrir en un futuro.

· Ser reservado con nuestras emociones: esta conducta se expresa por la necesidad de demostrar que todo se encuentra bien en esa persona aun cuando no sea cierto. Un ejemplo claro es cuando le preguntas ¿Cómo estás, como te sientes? A lo que ellos responden “Muy bien”. El cómo identificar si de verdad está siendo reservado es por medio de las expresiones corporales, cosas como sonreír al decir su respuesta, ser consonante con lo que dice y hace, y el tono de voz, son  indicadores clave para identificar esta conducta.

El segundo paso del que hablaremos es uno que se da por sentado, pero en muchos casos no lo asimilamos (Esto aplica para la población en general); esta es la Aceptación. Dejamos pasar muchas situaciones por alto con la idea de que en un futuro cercano todo volverá a la normalidad; sin embargo, ¿qué ocurre con lo que sentimos en estos momentos?, ¿qué ocurre con el presente?. No nos paramos a reflexionar un poco acerca de lo que ocurre con nosotros en este instante, qué sentimos, qué nos causa malestar.

Parte del proceso de aceptación es darnos cuenta de lo explicado arriba. De igual forma (ahora dirigido a familiares y cuidadores que tienen a una persona de la tercera edad a su cargo) es nuestra responsabilidad llegar a entender y aceptar que ocurre con esa persona: ¿se siente bien?, ¿cuéntame que pasa? Son preguntas sencillas pero que obviamos al momento de ayudar a otro a aceptar sus emociones y sentimientos.

En tercer y último lugar (posiblemente lo más difícil de lograr para las personas de la tercera edad) tenemos el intentar cambiar. Para nadie es un secreto que el cambio es difícil, más aun para las personas mayores que están acostumbradas a hacer las cosas de una manera particular, ya que así se han defendido a lo largo de su vida, por lo que el cambio se les hace difícil.

Algunas recomendaciones a tener en cuenta en cuarentena son los siguientes:

· Establecer Rutinas (Realizar un horario, una rutina que ayude a sobrellevar la situación).

· Escuchar las necesidades de la persona a cuidar.

· Búsqueda de conexión y apoyo con la persona (Compartir las emociones que tienen en común con la persona a su cuidado).

· Ejercitar (Ayuda abajar los niveles de ansiedad)

· No dar protagonismo a las emociones negativas (No dejarse llevar por las mismas y que estas controlen su vida diaria).

Existen muchas recomendaciones a tener en cuenta las cuales serán expuestas en post posteriores. Recuerden que cada uno de nosotros debe aportar su granito de arena para poder sobrellevar la situación actual en la que nos encontramos.

0 vistas

+58-212-264-3354

+58-414-247-3170

Derechos reservados Hogar La Ponderosa. Desarrolado por: